miércoles, 10 de octubre de 2012

¿A ti nunca te han dicho que si es tuyo volverá?

-Tengo miedo.
+¿Miedo, DE QUÉ? Escúchame, hoy no voy a dejar que nadie te quite esa sonrisa tan bonita que tienes, ni pienso dejar que te hundas en el pozo más profundo que encuentres. Vas a dejar todos esos putos miedos a un lado y vas a saltar, conmigo o sin mí, eso da igual, pero vas a tocar el cielo y no con la punta de los dedos, lo vas a hacer con la palma de tus manos. ¿Y ves todos esos retos que tienes ahí esperando para hacerlos? Pues hoy los vas a hacer, uno por uno, y le vas a decir a tu madre que te has hecho ese tatuaje que tanto te gustaba en la espalda, a él le vas a decir que te gusta, desde la primera vez que le viste hace ya un par de años, que le quieres de verdad, que no puedes vivir sin verle aunque sea un solo segundo al día, que su perfume estremece tu piel y su voz, que decir de su voz, melodía para tus oídos. Vas a coger todas las cartas de esa persona que se ha ido y que ya no volverá más y las vas a romper, no, no estoy loca, las vas a romper, una por una, en el sitio más alto que encuentres, allí donde reine la paz, y cuando estén rotas en cachitos, las vas a tirar, vas a dejar que vuelen, todos y cada uno de esos cachos, sí, lo sé, es una locura, pero dime, que prefieres ¿leerlas mil veces, una y otra vez, todos los días y acabar llorando, llorando tanto que duele como el primer día o dejar que los cachos vuelen y allá donde esté le lleguen al alma? Créeme, en esta vida, a veces solo necesitas un gran empujón para pasar página y dejar de sufrir, aunque sea un poco. 
¿Te acuerdas de aquella vez que querías hacer paracaidismo? Estás de suerte, hoy lo vas a hacer, y me apuesto lo que quieras a que te acuerdas aquella vez que me dijiste que querías cantar delante de miles de personas, pues no se quien coño viene a cantar hoy a Madrid, pero tú cantas mil veces mejor, así que ponte guapa que te va a escuchar medio mundo. No grites, pero tienes una araña justo detrás, lo sé, sé que te dan miedo, pues te vas a girar y las vas a decir: "mira chata, tendrás más patas que yo, pero mido diez veces más que tú, así que lo siento, pero no puedo decir que un placer conocerte" y la vas a pisar, con todas tus fuerzas, con todas tus ganas. También sé que tienes miedo a perder, pero a veces perdiendo se ganan demasiadas cosas, muchas más de las que puedes pensar, ¿a ti nunca te han dicho que si es tuyo volverá? pues aférrate a eso, que es lo que cuenta. Eh, que sí, que me acuerdo que querías hacer miles de locuras, y hoy las vas a hacer todas, porque dime ¿de que sirve el miedo? De nada. Lo único que hace es frenarte cuando vas a hacer cosas que de verdad quieres, te hace perder oportunidades, dejar pasar trenes que luego nunca vuelven. Así que, prométeme que vas a dejar el miedo por ahí perdido y vas a comerte el mundo a bocados, porque ¿a caso el miedo alguna vez se preocupo por ti?. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada